domingo, 21 de septiembre de 2014

El Nacionalsocialismo, voluntad creadora del Superhombre de Nietzsche

El Superhombre de Nietzsche:

El Superhombre es la propuesta de Nietzsche ante una realidad que quiere disolver el individuo en el seno de la sociedad. Nietzsche prefiere el aislamiento y la libertad. Es el pensamiento central de Nietzsche. El ser humano debe ser superado, ya que todos los seres evolucionan y se transforman, y el ser humano no puede ser una excepción. El ser humano no es un ser estático, sino que está dotado de una enorme fuerza creadora.
La especie humana está dotada de la fuerza expansiva de la vida, la que está en un proceso evolutivo constante.
Pero para poder llegar a ser el Superhombre hay que superar la moral tradicional y decadente, y llegar a la nueva moral. La transformación del hombre en Superhombre pasa por tres estadios diferentes:
•Camello: El espíritu del hombre es en primer lugar un camello con una carga enorme.
•León: El hombre, cansado por la carga anteriormente descrita, se rebela contra su dueño e impone su voluntad.
•Niño: El hombre se convierte en un niño lleno de futuro: el Superhombre.



Una de las ideas que ha defendido con mayor interés, es que los valores tradicionales representados por el cristianismo someten a las personas más débiles a una "moralidad esclava", que no provocan en ellos más que un estado de resignación y conformismo hacia todo lo que sucede a su alrededor. Para él, esos valores tienen que desaparecer para que aparezcan otros nuevos que representen su prototipo de hombre ideal, al que él mismo llamó Übermensch.

“Combate la moral impuesta por las religiones e impulsa una moral que surja desde lo más profundo de las personas”.

Según Nietzsche, ese Übermensch es solitario, seguro, independiente e individualista, y no se deja llevar por la multitud; al contrario de las personas débiles, que sólo se dejan llevar por las tradiciones y las reglas establecidas.

¡Mirad, yo os enseño el superhombre!

El superhombre es el sentido de la tierra. Diga vuestra voluntad: ¡sea el superhombre el sentido de la tierra! ¡Yo os conjuro, hermanos míos, permaneced fieles a la tierra y no creáis a quienes os hablan de esperanzas sobreterrenales! Son envenenadores, lo sepan o no.

Son despreciadores de la vida, son moribundos y están, ellos también, envenenados, la tierra está cansada de ellos: ¡ojalá desaparezcan!

Así habló Zaratustra, Friedrich Nietzsche

Quien vea en el NacionalSocialismo sólo un movimiento político, no ha entendido nada.
El NacionalSocialismo es un intento por resucitar al Hombre-Dios. - Adolf Hitler -


Este Übermensch no cree en las cosas que prometen las religiones después de la muerte, él sólo cree en lo real y en lo que puede ver. Es un ser que, ante todo, razona; aunque eso no quiere decir que no sienta. Este Übermensch se deja llevar por sus pasiones y sus sentimientos, pero a su vez, se domina a sí mismo; no busca sólo el placer, esa sería la diferencia con "el último hombre" el último peldaño hacia el Übermensch. Nietzsche contradice en esto totalmente a Platón y a Sócrates, los cuales consideraban totalmente necesario el control de las pasiones. Nietzsche considera a Sócrates como el culpable de la moral de rebaño de la sociedad occidental.

Nietzsche expone las ideas del Übermensch en su libro Así habló Zaratustra. El repudio del Übermensch a la moral de rebaño fue expuesto en Ecce homo y El Anticristo.



(…) Nadie debería confundirse sobre la posición de Nietzsche y las consecuencias que traerá su concepción de la Voluntad de Poder y del Eterno Retorno en la creación histórica del Superhombre.

Es imposible pretender acusar a Nietzsche de nazista, pero no lo es decir que el hitlerismo ha sido el intento único, honesto y total por realizar sus visiones hasta sus últimas consecuencias, en sus más altas cimas y en sus abismos.

- Miguel Serrano - Nietzsche y la danza de Shiva (Pág. 100).



En este Video se puede ver como el "Superhombre de  Nietzsche" 
es uno de los pilares del Nacionalsocialismo de la época:





No hay comentarios:

Publicar un comentario