jueves, 27 de octubre de 2016

CONOCIENDO AL ENEMIGO MEDIANTE SU ENCADENAMIENTO MATERIAL



  A continuacíon en este Fragmento Cabalístico se define nuestra cárcel material 
a través de la geometría y las matemáticas:


 ~ Kether ~ (El Anciano de los Días):

Realmente cada uno de nosotros tiene en el fondo de su conciencia un Anciano Venerable, éste es el primer Logos. Los Cabalistas lo denominan Kether.

El anciano de los Días es la primera emanación divina del Espacio Abstracto Absoluto.

El anciano de los Días es original en cada hombre y en el Padre, hay tantos Padres en el cielo como hombres en la tierra.

El Anciano de los Días es lo oculto de lo oculto, la raíz de nuestro Ser, el “Gran Viento”.

El Anciano de los días tiene 13 bucles, si sumamos entre sí nos da el 4, porque el uno más 3 es igual a 4. 1 el Principio masculino, el fuego; 2 el principio femenino el agua; 3 es el hijo, la creación universal, 4 el santo Tetragrámaton.


“La Tétrada sagrada, inmenso y puro símbolo, Fuente de la Natura, modelo de los Dioses” (Pitágoras)

“La ciencia de los números y el arte de la voluntad son las dos claves de la magia, decían los sacerdotes de Memphis; ellas abren todas las puertas del universo”.

El Maestro Pitágoras iba más lejos en el conocimiento de los números, en cada uno de ellos definía una ley, un principio, una fuerza activa del universo.

Pero él decía que los principios esenciales están contenidos en los cuatro primeros números, porque adicionándolos o multiplicándolos se encuentran todos los demás.

La Barba del Anciano de los días tiene trece mechones, esta barba representa a los cuatro vientos, el soplo, la palabra.
El Anciano de los Días mora en el mundo de Kether, el jefe de esta región es el Angel Metratón, ese ángel fue el profeta Enoch, con su ayuda podemos entrar al mundo de Kether Durante el estado de meditación profunda, el alumno rogará al Ángel Metratón y será ayudado.


En el mundo de Kether comprendemos que la Gran Ley rige todo lo creado. Desde el mundo del Anciano de los Días vemos las multitudes humanas como hojas arrastradas por el viento.

El Gran Viento es la Ley terrible del Anciano de los Días. Una revuelta social contemplada desde el mundo del Anciano de los Días, es una ley de acción. Cada persona, las multitudes enteras, parecen hojas desprendidas de los árboles, arrasadas por el viento terrible del Anciano de los Días.

Las gentes no saben de estas cosas. Solo se preocupan por conseguir dinero y más dinero. Kether es nuestro verdadero Ser. Los discípulos deben concentrarse y meditar muy hondo sobre el Anciano de los Días y provocar el Samadhi.
Del Ain Soph emana toda la creación, pero la creación no es igual ni en esencia ni en potencia a Ain Soph. A la primera emanación de Ain Soph, la Cábala le llama “el inefable Anciano de los días”. Es el Ser de nuestro Ser, el padre y madre en nosotros.

El padre de los dioses y de los hombres, el Dios Viejo, la primera y la última síntesis de nuestro Ser. En el fondo de la conciencia de todo hombre y de toda mujer vive el anciano de los días.

El Ain Soph no pudiendo expresarse en el limitado plano físico, se expresa por medio de sus diez sefirotes. A su exhalación se le llama Día Cósmico y a su inhalación se le designa como Noche Cósmica. Durante la noche cósmica, el universo se desintegra en el Ain Soph.



No hay comentarios:

Publicar un comentario